Hola gente. Se acerca el punto de inflexión para 2020, y se acerca un nuevo año lleno de posibilidades. Y con él, nuevos sueños.

Así que nuestra columna de hoy trata sobre nuestros objetivos, dónde enfocamos nuestra energía y disposición para cambiar o lograr algo que queremos, pero aún no lo hemos logrado por completo, y sobre cómo el yoga trabaja ese potencial dentro de nosotros.

El yoga es, ante todo, una herramienta de cambio. Una antigua práctica de autoconocimiento donde, a través de actitudes físicas como la práctica de asanas y ejercicios respiratorios y mentales, como la meditación, generamos posibilidades de crecimiento y maduración interior.

Y hoy, específicamente, muchos de nosotros ya hemos comenzado a mirar hacia atrás en lo que se ha logrado y una lista de lo que planeamos lograr en este nuevo ciclo que comenzará a la medianoche. Todos tenemos peticiones y rituales, planes que pondremos en marcha y cambios a los que aspiramos. De todos modos, todos tenemos, en mayor o menor grado, expectativas de nuestra vida en esa fecha, el nuevo año. Ponerse metas es una actitud saludable para darle sentido a la vida, pero muchas veces el año termina y no logramos todo lo que teníamos planeado. Y, seamos sinceros, la mayoría de las veces ni siquiera recordamos lo que pedimos, o lo que creemos que queremos tanto ya no tiene sentido.

Adriana Camargo y sus hijas, todas de blanco: por más yoga en 2020 – Foto: Divulgación / Fábio Kerr

El crecimiento y la madurez siempre nos lleva a vivir más en el presente. Dar más valor al ahora, que en realidad es la única certeza que tenemos. De esta forma disminuimos nuestra ansiedad y minimizamos nuestras frustraciones, con expectativas más realistas. Esto de ninguna manera significa no hacer más planes, sino darse cuenta de que no siempre lograr lo que buscamos nos traerá felicidad. A menudo, el cambio de camino, generado por nosotros mismos o por factores externos inherentes a nuestra voluntad, acaba dando como resultado algo aún mejor. La experiencia del yoga nos ayuda a realizar este potencial de inteligencia universal que también está contenido en cada uno de nosotros, como parte del todo que somos.

Pero eso no significa que debamos dejar de soñar y buscar la realización de nuestros sueños. Después de todo, tener metas y objetivos es una parte intrínseca de la vida y nos hace distinguirnos como personas y crecer. Lo que digo es que debemos tener planificación y discernimiento. Planear trazar un camino posible y menos tortuoso hacia nuestro objetivo. Y discernimiento para comprender y aceptar un posible cambio de planes, lo que no significa que nos demos por vencidos –aunque esto puede suceder muchas veces si es la actitud más adecuada para ti–, sino que debemos ser flexibles con respecto a los cambios en nuestro camino. para hacer realidad un deseo.

Esto es saber cómo lidiar con nuestras frustraciones y límites. Rendirse o cambiar de opinión no es sinónimo de fracaso. Renunciar es optar por no hacer o por no insistir en un camino al que ya no pertenecemos. A menudo en el curso de la vida nos damos cuenta de que el cambio de planes es una actitud de sabiduría, que apunta a una mayor madurez y crecimiento personal. Cambiar de opinión simplemente no está bien. Es una actitud sana. Y esa actitud puede resultar en algo aún mejor.

El yoga enseña que el ser humano siempre está en transformación: lo importante es ser amable contigo mismo – Foto: Disclosure / Fábio Kerr

La vida es un aprendizaje constante y siempre tenemos la oportunidad de convertirnos en mejores personas.

Entonces, cuando se trata de establecer tus metas para este nuevo año, sé amable contigo mismo. La mayor victoria que podemos esperar es ser felices. Y ser feliz no es una competencia para ver quién mete más goles. Ser feliz es vivir de manera consistente y consciente, de acuerdo con nuestra esencia. Y no te preocupes tanto por lo que el resto del mundo piense sobre tus elecciones.

Deseo que tú, en este nuevo ciclo, te encuentres cada día, seas más tú y seas más feliz.

¡Feliz 2020! ¡Hagamos Yoga!

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link