Ya sea en casa, al aire libre, en el club o en el gimnasio, es fundamental que parte del día se reserve para la práctica de diferentes ejercicios. Sin embargo, tan importante como ejercitarse de forma organizada es mantener el cuerpo en movimiento durante buena parte del día, incluso fuera del período de entrenamiento. Practicar actividades físicas durante una o más horas diarias es muy beneficioso para tu salud, pero no es un pase gratis para pasar el resto del día sin moverte. Según la cardióloga Mariana James, especialista en exámenes de imagen cardiovascular y profesional del Hospital Samaritano, en Río de Janeiro, permanecer inmóvil durante largas horas puede causar daño articular o muscular, además de ser un factor de riesgo de trombosis.

+ Trombosis venosa profunda: causas, síntomas, tratamiento y consejos de prevención
+ Sentarse demasiado tiempo frente al televisor aumenta el riesgo de trombosis

Tan importante como hacer ejercicio de manera organizada es mantener el cuerpo en movimiento durante buena parte del día, incluso fuera del período de entrenamiento. – Foto: Istock Getty Images

– Dependiendo del tipo de ejercicio practicado durante la hora diaria, el mayor riesgo es de daño articular y / o muscular. Si se trata de práctica aeróbica, lo recomendado por la SBC (Sociedad Brasileña de Cardiología) es de 30 a 60 minutos de ejercicio aeróbico moderado de cinco a siete veces por semana. Pero lo ideal es que la persona permanezca activa durante la mayor parte del día — recomienda el médico.

El profesor de educación física Fabrício Mattos llama la atención sobre otro detalle: el movimiento corporal constante es necesario para que el cuerpo mantenga un gasto calórico adecuado. Por lo tanto, estar de pie el resto del día provoca que la persona coma de forma rebelde y es perjudicial para el organismo.

Riesgos de enfermedades vasculares.

Además del riesgo de que una persona sufra una lesión muscular o articular, pasar la mayor parte del día sentado o acostado durante muchas horas es un factor de riesgo para varias enfermedades. Mattos advierte que la hipertensión, la osteoporosis, el desequilibrio de HDL (colesterol bueno), las enfermedades articulares, la diabetes, la pérdida de masa muscular, las enfermedades de la columna y la obesidad son algunos de los males del sedentarismo. Los trastornos del sueño, la depresión y la ansiedad también son consecuencias comunes. Mariana James llama la atención sobre el riesgo de trombosis.

+ Qué es el comportamiento sedentario: tan peligroso como el sedentarismo

El cardiólogo explica que la enfermedad suele ser más fácil de aparecer en los casos en que la persona permanece sentada más de 20 horas en un avión durante un viaje, provocando el llamado “Síndrome de la clase económica”. Pero aunque el riesgo es mucho menor para quienes están en interiores, advierte que el problema puede surgir en quienes pasan buena parte de su tiempo acostados.

– La trombosis que puede producirse en vuelos muy largos se debe a la posición sentada durante mucho tiempo, en la que existe una dificultad en el retorno venoso (la sangre venosa vuelve al corazón), pudiendo formarse coágulos (trombos). De ahí la importancia de moverse para impulsar la sangre de regreso al corazón. En casa, esto sería más difícil, ya que la gente a menudo se traslada de una habitación a otra. Pero si la persona solo permanece en cama por muchas horas, puede suceder, solo depende de una predisposición a la enfermedad – detalla Mariana.

Movimientos simples que marcan la diferencia

Dados los riesgos para el organismo, el estado de ánimo y el bienestar, ¿cuáles son los movimientos simples que pueden ayudar al cuerpo a seguir moviéndose a diario? El médico explica que actitudes como subir escaleras y caminar por la casa son buenos consejos para mantenerse activo. Para ello recomienda evitar tomar el ascensor y que, al sentarse, la persona mantenga la columna y la postura erguidas para activar la musculatura paravertebral, además de estirarse al ponerse de pie.

Movimientos simples que se pueden hacer en casa y ayudan al cuerpo a moverse

  1. Subir escaleras (evitar usar el ascensor);
  2. Si la persona tiene hijos, juegue juegos que estimulen el movimiento del cuerpo, como tocar, saltar la cuerda o jugar a la pelota;
  3. Haz estiramientos distribuidos a lo largo del día;
  4. Camine por la casa;
  5. Al limpiar, evite el uso de equipos de limpieza electrónicos, como encerar y pasar la aspiradora. Dar preferencia a la escoba y / o escoba. Pero no olvide cuidar su columna vertebral al realizar este tipo de actividades domésticas.

Además, el educador físico sugiere algunos estiramientos que se pueden hacer como se muestra en las imágenes a continuación.

1. Estírese para tríceps

Estiramiento del tríceps – Foto: Disclosure / Vanessa Rangeli Team

Los músculos alargados en este ejercicio son el tríceps braquial, redondo mayor y dorsal.

Otra opción de estiramiento es la flexión lateral – Foto: Disclosure / Vanessa Rangeli Team

Los músculos alargados en este ejercicio son los oblicuos externos.

Estiramiento de piernas – Foto: Divulgación / Vanessa Rangeli

Estirar hacia los cuádriceps (muslos).

Estiramiento de la parte posterior del muslo – Foto: Disclosure / Vanessa Rangeli

Ejercicio para la parte posterior del muslo.

Estiramiento para aductores – Foto: Divulgación / Vanessa Rangeli

Trabaja los músculos aductores, que son la parte interna del muslo, cerca de la ingle.

Estiramiento para pantorrillas – Foto: Divulgación / Vanessa Rangeli

Ejercicio dirigido a estirar pantorrillas.



Source link