¿Alguna vez has imaginado combinar la meditación con el ejercicio físico? Slow Fit es un método que hace precisamente eso. Al parecer, meditar y hacer ejercicio son cosas completamente opuestas, pero el médico deportivo y endocrinólogo Mauro Vaisberg explica que son actividades complementarias. Autor del libro “Slow Fit: Cuerpo activo, mente serena”, Mauro dice que cuando los practicantes pueden concentrarse solo en realizar los ejercicios, las posibilidades de lesionarse son mínimas y la actividad se vuelve mucho más eficiente. En el libro, junto a otros autores como Monja Cohen, explica los beneficios de la meditación, el mindfulness y la respiración combinados con la práctica de actividades físicas funcionales. Mauro comenta que era muy común escuchar a sus pacientes relatos sobre dolores relacionados con tensiones y lesiones durante las prácticas deportivas. Luego de conocer la meditación, se aficionó a la práctica y decidió aplicarla durante la formación de sus alumnos en la Escola Paulista de Medicina de la UNIFESP. Vaisberg dice que los resultados fueron muy positivos y que él y sus estudiantes decidieron investigar más.

– Conocí la meditación hace 15 años y con el tiempo comencé a leer más sobre ella y a interesarme por la relación entre la medicina deportiva y la meditación. En plena época de los Chicago Bulls, los deportistas del equipo practicaban la meditación para mejorar su rendimiento deportivo, por lo que era algo que ya se estaba probando. Mis alumnos y yo de la Escola Paulista de Medicina decidimos cristalizar esta metodología y ver cómo la concentración podría mejorar la eficiencia del ejercicio – explica Mauro Vaisberg.

+ Nueve consejos de meditación para principiantes

La concentración es la clave

Una sesión de entrenamiento de ajuste lento

Una sesión de entrenamiento de ajuste lento

Las clases de Slow Fit comienzan con unos minutos de meditación, para que los estudiantes puedan desconectarse de las preocupaciones y relajarse. Después de eso, hacen algunos estiramientos y luego hacen su serie de ejercicios. Mauro destaca que toda la formación es personalizada y se desarrolla tras una evaluación biomecánica de los alumnos. Vea un ejemplo de una lección en el video de arriba.

El ambiente de las clases de Slow Fit es completamente opuesto al que estamos acostumbrados a encontrar en los gimnasios convencionales. No hay música alta, luces, ruido y estudiantes hablando por todas partes. El espacio tiene banda sonora de meditación, colores relajantes y varias plantas. Vaisberg explica que su estudio, ubicado en el barrio Higienópolis de São Paulo, tiene un ambiente que facilita la concentración del alumno para que se sienta relajado y acogido. Las clases son pequeñas y atienden a un máximo de cinco estudiantes por clase.

Slow Fit trabaja con ejercicios funcionales realizados con la máxima concentración. – Foto: Reproducción Instagram Sync SP

La actriz Lara Tischler Pires lleva dos años practicando Slow Fit y comenta que la actividad fue fundamental para mejorar sus movimientos en el escenario y reducir su dolor. Ella informa que siempre asistía a los gimnasios porque necesitaba mantenerse activa, pero se sentía desmotivada porque no encontraba el ambiente acogedor y la práctica placentera. Lara, que tiene condromalacia rotuliana en ambas rodillas y fibromialgia, dice que los ejercicios Slow Fit le han ayudado mucho a fortalecer los músculos y a reducir el dolor.

La actriz dice que siempre estuvo muy ansiosa y el ambiente de los gimnasios convencionales contribuyó a agravar su estado de ansiedad. Con Slow Fit, Lara se dio cuenta de que la meditación es muy importante tanto para su concentración como para desarrollar mejor la conciencia de su cuerpo.

– Cuando comencé a hacer Slow Fit, me di cuenta de la importancia de poder desconectarme de los problemas y concentrarme solo en el ejercicio. Y fue entonces cuando me di cuenta de que cuando pude disfrutar mejor del ejercicio, gané más conciencia corporal, pude realizar mejor los movimientos y reducir el dolor que sentía. Esta conciencia corporal fue fundamental para mí para poder diferenciar un dolor común del ejercicio de un dolor por hacer un movimiento incorrecto o ir más allá de mi límite – comenta Lara Tschiler.

Slow Fit trabaja con la atención plena, que es uno de los pilares fundamentales de la meditación, y hace que el alumno se concentre únicamente en el movimiento corporal y la respiración. Por tanto, ayuda al practicante a comprender mejor la ejecución del ejercicio y asegura una mayor eficiencia de los movimientos.

Mindfulness, también conocido como atención plena, busca llamar la atención sobre el presente y desconectar al individuo de otras distracciones de la mente, como emociones, pensamientos y sensaciones. Generalmente, para lograr este estado mental, es necesario entrenar nuestra mente durante algún tiempo y los practicantes pueden hacerlo solos o con la ayuda de aplicaciones de meditación. Lograr el mindfulness puede parecer muy difícil para quienes no tienen mucho contacto con la práctica, pero Lara explica que es solo una cuestión de costumbre.

– Tenía muchas dudas de si realmente podía hacer meditación, porque creemos que es muy difícil y no lo es, se empieza poco a poco y se va evolucionando. Es muy importante calmar la mente y concentrarse solo en el ejercicio, para concentrarse en lo que está haciendo allí en ese momento. Cuando haces un ejercicio de todos modos, preocupado porque tienes que hacer otras cosas, la práctica termina aumentando la ansiedad en lugar de ser placentera. Y con el tiempo vi cómo la meditación terminaba mejorando otros momentos de mi vida además de la actividad física, porque me di cuenta de lo importante que era calmarse y concentrarse para lidiar con otras situaciones personales – informa Lara.

+ Yoga y meditación: ¿cuál es la diferencia entre las dos prácticas?
+ Meditación para niños: tres técnicas para hacer con niños

Ejercicio con propósito

La actriz Lara Tschiler comenta que la meditación ha mejorado varios aspectos de su vida, tanto en la práctica de ejercicios como en el tratamiento de problemas de rutina. – Foto: Archivo personal

El entrenamiento Slow Fit consiste en ejercicios funcionales que preparan al cuerpo para realizar las tareas diarias con mayor facilidad. Es cada vez más común que debido a la estresante rutina y por pasar muchas horas del día sentados trabajando, nuestro cuerpo y mente se sientan agotados. Por eso, es de gran importancia asegurar la armonía entre nuestra salud física y mental. El cuerpo debe estar siempre en movimiento y Mauro Vaisberg sostiene que ejercitarse con un propósito motiva más a las personas, ya que no es solo “ejercicio por ejercicio”. Esta motivación es fundamental para garantizar la frecuencia y el compromiso con la actividad física.

– Es interesante dar sentido a la práctica de actividad física, hacer algo porque es placentero. Por eso el título del libro es “Cuerpo activo y mente serena”, una cosa está ligada a la otra. Nuestra rutina es tan rápida que necesitamos encontrar una manera más saludable de estar al día con todo lo que está sucediendo. Necesitamos crear nuevos hábitos que sean buenos para nuestra salud física y mental. Las personas tienen que ser capaces de asimilar la práctica de ejercicios para que sea una actividad más tranquila y serena para su rutina – comenta el médico deportivo, creador del método.

Mente sana y cuerpo sano en la pandemia

El aislamiento social impuesto por la pandemia Covid-19, una enfermedad causada por el nuevo coronavirus (SARS-COV-2), hizo que la gente se sintiera más ansiosa y se ejercitara menos de lo habitual. Con eso, Slow Fit ofrece una alternativa para cuidar tanto el cuerpo como la mente, de forma integrada.

– La cuarentena solo amplificó los perjuicios de nuestra rutina, porque normalmente ya trabajamos muchas horas sentados, llevamos una vida ocupada y descuidamos nuestra salud. Y durante este período esto solo fue más evidente, porque estos hábitos ya estaban sucediendo pero la gente no prestó mucha atención – señala Vaisberg, recordando que con unos minutos de meditación diarios, es posible tener más concentración y enfoque en las actividades, lo que permite que el la atención está completamente dirigida al trabajo muscular.



Source link