El gimnasio es parte de la rutina de muchos brasileños. Pero muchos practicantes no siguen una disciplina adecuada y se desmotivan en el entrenamiento, lo que provoca el abandono de las actividades físicas. El factor psicológico influye directamente en la falta de estímulos para perseverar en cualquier práctica, especialmente en los deportes. Es costumbre salir del gimnasio por diferentes motivos, desde falta de tiempo, dificultad para desplazarse, ausencia de determinadas actividades / equipos e incluso falta de dinero. Aún así, hay algunas medidas que se pueden tomar para mantener la motivación. Después de todo, el ejercicio físico regular es una de las medidas más importantes para mantener la salud. Con la ayuda de la psicóloga deportiva Thabata Telles, presidenta de la Asociación Brasileña de Psicología del Deporte (ABRAPESP), enumeramos siete consejos para mantener la motivación y mejorar la frecuencia de los entrenamientos. Revisa:

+ La aplicación para deportistas revela datos sobre la motivación en el deporte y lanza un desafío para los usuarios

1. Ponga sus entrenamientos en la agenda

Para ir al gimnasio con más regularidad, una sugerencia es marcar la actividad en la agenda. De esta forma, se cambia la forma en la que se ve la formación y se evitan las excusas por no estar disponible. Establece días y horarios para cuidar tu cuerpo. Crear este hábito ayuda a evitar la pereza o la falta de voluntad.

2. Crea metas alcanzables

Elaborar metas es un paso importante para desafiarte a ti mismo y mantenerte estimulado, siempre que se definan metas reales y se respete el perfil de cada persona. Es decir, evitar crear metas imposibles de alcanzar y ni siquiera creer en soluciones mágicas, lo que llevaría a la frustración por no lograr el resultado esperado. El psicólogo deportivo Thabata Telles explica que no se puede simplemente mirar los resultados.

– Lo ideal es que las metas se dividan en corto, mediano y largo plazo, pero también en proceso, desempeño y resultado. A veces, para lograr ese resultado es necesario tener un mejor desempeño. Si la persona se pone como meta perder tantos kilos, pero necesita tomar toda una clase de spinning que nunca logró o aprender a pedalear mejor, porque está haciendo el movimiento incorrecto, es necesario ajustar el proceso. Muchos no saben por qué no logran evolucionar, ya que la atención se centra solo en el resultado, analiza.

3. Tener la compañía de amigos

El apoyo de los amigos es un aliado importante para mantener la práctica de los ejercicios. Al estar en el mismo espacio, uno se lleva al otro y viceversa, además de hacer más agradable el ambiente. Sin embargo, no vayas a entrenar solo por tus amigos o dependas de ellos. Trate de hacer nuevos amigos, comprender mejor las actividades y disfrutar de su momento. Así, evita que te hagas daño en caso de que un amigo se desanime y abandone el gimnasio.

+ Evita percances que te obliguen a rendirte y prolongar tu vida en la carrera

4. No tenga miedo de probar actividades

Se recomienda buscar una actividad motivadora que tenga sentido para lograr el objetivo deseado. Pero eso no siempre sucede en el primer ejercicio. Entonces, prueba diferentes sesiones de entrenamiento para conocerlas en profundidad, no solo vayas tras las actividades más conocidas.

– La gente no tiene tantas experiencias de prácticas de movimiento, generalmente se sabe lo que ves en la televisión o lo que hace la persona a tu lado. Pero, de hecho, existe una gran variedad de actividades que se pueden experimentar. Tome más de una clase, por ejemplo. Puede haber varios factores que no te gusten, como: no estabas en un buen día, no comiste, no dormiste bien, el profesor no estaba bien. Siempre es bueno volver a intentarlo, no tener miedo de intentarlo – dice Thabata.

Cada persona tiene un perfil, biotipo e historia de vida diferente. Teniendo esto en cuenta, el respeto a las limitaciones es fundamental para comprender el proceso evolutivo de cada persona. No es necesario forzar la barra en ejercicios innecesarios hasta el punto de crear un mal momento que lleve al desánimo. Es una especie de autoconocimiento para ir a tu propio ritmo, sin prisas, evitando incluso posibles lesiones.

Para ver el progreso real en su entrenamiento, intente anotar en un cuaderno cuánto está evolucionando. Cosas como comenzar una nueva actividad o alcanzar ese objetivo deseado. Poco a poco, estas notas mostrarán cuánto está dando sus frutos el esfuerzo. Son pequeñas victorias que tienen un valor inmenso, sobre todo en la parte emocional.

7. Busque ayuda profesional

Es muy importante contar con ayuda profesional al momento de ingresar al gimnasio. No requieres la ayuda de un educador físico, que puede ayudarte a hacer los ejercicios correctamente y brindarte las pautas adecuadas a tu perfil. Asimismo, cuenta con un psicólogo deportivo, en caso de que necesites mantener la motivación y el hábito en el entrenamiento.

– Hay un tabú que hay que romper sobre el psicólogo deportivo, ya que solo lo buscan cuando tiene algún trastorno. En la práctica, el desempeño de este profesional es muy diferente al de la clínica. Es preventivo, para garantizar que no tengas ningún problema – agrega Thabata.



Source link