Correr sobre la arena es una excelente manera de variar el entrenamiento que el atleta ha estado haciendo sobre el asfalto. Sin embargo, son necesarias algunas precauciones para que algo que debería ser beneficioso no se convierta en un problema. La fisioterapeuta Raquel Castanharo y el educador físico Gustavo Luz, expertos de Eu Atleta, evalúan las características de este tipo de terrenos y dan consejos. Compruébalo a continuación:

Correr en la arena de la playa ejerce menos presión sobre las articulaciones – Foto: Getty Images

+ ¿Quieres empezar a correr? Mira los consejos para levantarte del sofá

Correr sobre arena blanda tiene la ventaja adicional de ejercer un poco menos de tensión en las articulaciones, ya que la superficie de contacto es más suave. Por otro lado, la fricción aumenta, a medida que el pie se hunde un poco, lo que hace que el ejercicio sea un poco más exigente para los músculos de las pantorrillas y los muslos, especialmente.

Es más interesante correr descalzo sobre la arena blanda. A menos que te estés preparando para una carrera específica, como estas carreras de montaña con diferentes tipos de pisos y terrenos. El uso de zapatillas de deporte dificulta la propiocepción, disminuye la sensibilidad del paso. Sin embargo, el tenis tiene su lado positivo, ya que termina protegiendo tus pies de materiales cortantes y basura. Hay modelos desarrollados específicamente para carreras aéreas.

Siempre que sea posible, elija las secciones más planas. A menudo, las personas se lastiman precisamente porque no atraviesan este período de adaptación de manera gradual. Empiezan a disfrutar corriendo sobre arena blanda y, de repente, quieren correr todo el tiempo. Poner un entrenamiento a la semana en la hoja de cálculo puede ser una buena estrategia para una adaptación libre de trauma.

+ Los tres errores más comunes al ejecutar biomecánica

Tramos y zancadas más cortos: modificaciones técnicas para correr en la arena – Foto: iStock Getty Images

Más fuerza y ​​resistencia

Correr sobre arena blanda funciona con la propiocepción y la conciencia corporal, ya que la inestabilidad del suelo hace que tengas que distribuir y comprender mejor tus puntos de apoyo para mantener el equilibrio. Hay algunas modificaciones técnicas en la carrera de arena blanda que pueden optimizar sus resultados. Intente acortar el rango de zancadas mientras hunde los pies en arena blanda e intente hacer esto con la mitad delantera de su pie, por ejemplo.

Correr sobre arena blanda requiere una mayor fuerza muscular y genera un mayor desgaste del cuerpo. Por este motivo, correr en este tipo de terrenos es una buena forma de entrenar la resistencia en carrera, sin embargo, hay que hacerlo de forma paulatina. Los que están empezando, deberían invertir en entrenamientos más cortos incluso, para acostumbrar la musculatura de forma paulatina, ya que algunos tardan más en familiarizarse con este tipo de terrenos.

+ Haz los mejores 10km de tu vida

Evite correr en secciones irregulares, cerca del mar, para no sobrecargar un lado del cuerpo – Foto: Getty Images

Correr en el espacio entre la arena y el mar puede convertirse en un problema, especialmente para el tobillo. Así que estad atentos y, si es posible, evita estos estiramientos. La arena es inestable y fuerza mucho las rodillas y las caderas. Debido a que no es plano, hace que el atleta sobrecargue un lado del cuerpo.

No es el entorno ideal para la recuperación de lesiones.

Se sabe que el impacto en la arena es menor que en el asfalto, pero correr en la playa no siempre es ideal para recuperarse de lesiones. Hay casos en los que lo mejor es volver a entrenar en un terreno más estable, aunque el impacto sobre él sea más difícil de mitigar, como por ejemplo en un caso de tendinitis del peroné. Por eso, antes de correr por la arena, pregúntale al profesional sanitario que se ocupa de tu caso si este terreno es beneficioso para tu tipo de lesión.

+ ¿Es posible correr una carrera callejera entrenando solo en cinta?

banner eu atleta wollner – Foto: publicidad



Source link