Cuando me invitaron a comenzar una columna sobre pilates aquí en Yo atleta, Me preguntaba por dónde empezar. Pilates es tan amplio que tendremos la oportunidad de hablar sobre los temas más variados, pero decidí empezar por el principio: después de todo, ¿qué es pilates?

Los ejercicios de Pilates combinan los movimientos corporales con el control de la respiración, trabajando los músculos profundos del abdomen y la espalda, facilitando el equilibrio y la alineación de la postura – Foto: Istock Getty Images

Hoy, en Brasil y en el mundo, solo se escucha sobre pilates. Aun así, mucha gente todavía no sabe qué es. Otros creen saberlo, pero en realidad no tienen ni idea. Muchas personas asocian el pilates con el ejercicio ligero, centrándose en la respiración y el estiramiento. Sin embargo, el pilates es una técnica de entrenamiento corporal que implica, además de flexibilidad y respiración, entrenamiento de fuerza, resistencia muscular, concentración, alineación postural y equilibrio. Está indicado tanto para personas que ya tienen una buena condición física como para quienes están iniciando una actividad física ahora, además de poder ser utilizado como preparación para otros deportes e incluso para rehabilitación física en grandes discapacitados.

+ Pilates: beneficios, principios básicos y equipamiento de la actividad, que también se puede realizar en el suelo
+ ¿Pilates en el suelo o en aparatos? Ver cinco ejercicios realizados en ambos sentidos

Pilates debe practicarse en presencia de un instructor calificado, que esté capacitado en la técnica. Aquí en Brasil, existe una regulación del uso de la técnica para fisioterapeutas y profesores de educación física. En muchos otros países, cualquiera puede realizar la formación para convertirse en profesor de pilates. La diferencia es que, debido al bagaje previo que tiene cada profesional, las clases pueden ser más especializadas. Por ejemplo, un maestro de educación física puede incluir sus conocimientos de entrenamiento físico y tomar una clase de “fitness”, con un enfoque en la hipertrofia muscular o la pérdida de peso. El fisioterapeuta puede utilizar sus conocimientos de ortopedia para incluir ejercicios específicos para la rehabilitación de una lesión o la corrección de una desalineación postural.

Independientemente del profesional, lo más importante es que haga una valoración exhaustiva de tus necesidades y objetivos, que te configure una clase personalizada y que corrija la forma en que haces los ejercicios, evitando compensaciones musculares y posturas indeseadas. Solo así podremos asegurarnos de que realiza los movimientos correctamente y evitar lesiones.

Todos los ejercicios de pilates combinan los movimientos corporales con el control de la respiración. Así, se trabajan los músculos profundos del abdomen y la espalda (el famoso core, que en Pilates se llama la casa de potencia), facilitando el equilibrio y alineación de la postura. Se realizan ejercicios con pocas repeticiones y de bajo impacto.

+ Ejercicios para los músculos centrales, base de apoyo de nuestra columna
+ En busca de la postura perfecta: diez ejercicios posturales para evitar problemas de columna

Solo pilates no necesita ningún equipo especial, solo el peso corporal, pero los equipos como las pelotas terapéuticas se utilizan ampliamente – Foto: Istock Getty Images

Los principios de pilates son respiración, concentración, alineación postural, control, fluidez, precisión y centralización de la fuerza. Todos ellos hay que recordarlos a la hora de realizar los ejercicios, ya que son fundamentales para garantizar los resultados esperados y reducir el riesgo de lesión. Hablaremos más sobre ellos en el futuro.

La mayoría de los equipos de pilates, como Cadillac, Reformer y Wunda Chair, utilizan muelles, que pueden facilitar o dificultar el ejercicio, según el objetivo estipulado. Otros, como Spine Corrector y Barrel, tienen una conformación que ayuda a dar forma a la columna, asegurando que se conserven las curvaturas vertebrales. También se realizan ejercicios de pilates en solitario, también conocidos como Mat Pilates, que no requieren ningún aparato especial, solo peso corporal. También se pueden utilizar otros accesorios, como pelota terapéutica, gomas y rodillos, que ayudan a estimular la contracción muscular y hacen que el movimiento sea más armonioso y controlado.

En el próximo texto te contaré un poco sobre la historia del pilates y cómo se desarrolló el método hasta llegar a lo que conocemos hoy. ¡Hasta allá!

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link