El estilo de vida sedentario, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está relacionado con la práctica o no de ejercicios físicos, que son actividades físicas guiadas, ensambladas o estructuradas para incrementar o mejorar la capacidad mental, física y sistémica. La OMS recomienda que practique ejercicio físico moderado durante 150 minutos a la semana o vigoroso durante 75 minutos, sin determinar un número de días a la semana para hacerlo. El comportamiento sedentario, por otro lado, es el tiempo que permanecemos de pie (tumbados, sentados o de pie) durante nuestro día, y todavía no existe una recomendación estabilizada sobre una cantidad mínima considerada necesaria para mantener y mejorar la salud. mental y fisico. Sin embargo, algunos estudios recientes demuestran que lo ideal es realizar al menos 8.000 pasos diarios, reduciendo así los riesgos de mortalidad temprana por enfermedades no transmisibles (DnT) que podrían evitarse.

El tiempo excesivo frente a las pantallas es una de las causas del comportamiento sedentario – Foto: Istock Getty Images

En mi investigación sobre el tema, observé que se han publicado muchas investigaciones, no tratando de establecer un número ideal, sino demostrando que cada vez nos movemos menos y correlacionando este hecho con una serie de comorbilidades / enfermedades y reducción del tiempo y calidad de vida. . Un estudio de investigadores noruegos con más de un millón de personas y publicado en 2016 en la Revista LANCET mostró que la práctica de ejercicio moderado durante más de 60 minutos al día mitiga los riesgos de mortalidad, pero no es capaz de reducir el impacto negativo del tiempo excesivo de comportamiento principalmente sedentario en el trabajo, en casa o por tiempo libre (más de 10 h / día).

Para confirmar, un grupo de investigadores estadounidenses investigó, en 2017, el estilo de vida de un grupo indígena residente en Bolivia (Pueblo Tsiname) que viven con hábitos similares a los del período anterior a la Revolución Industrial y que tenían bajas tasas de mortalidad por enfermedades cardíacas. El objetivo fue analizar los indicadores de salud cardiovascular y compararlos con nuestra sociedad actual (post-Revolución Industrial). Señalaron que más de dos tercios de la población encuestada tenían niveles de calcio en las arterias (un indicador importante de enfermedad cardíaca) cercanos a cero, incluidos los ancianos. Los ancianos de este pueblo, en sus 80 años, presentaron, según cálculos comparativos con indicadores de los occidentales, la edad cardíaca de un hombre sano en el rango de los 50 años; es decir, 30 años más joven que la edad cronológica.

Entre las características de este grupo, que vivía un estilo de vida de subsistencia (caza, pesca y agricultura), pasaba más del 90% de su día (de las horas pactadas) en movimiento (14h / día en movimiento) frente al 53% del tiempo. promedio móvil de los trabajadores occidentales (8 horas diarias), y viajaban habitualmente grandes distancias trabajando diariamente. Estos resultados refuerzan la conclusión de que el volumen de comportamiento físico diario (movimiento y desplazamiento) está directamente relacionado con la salud cardíaca, mental y de longevidad, ya que no practicaban deportes ni ejercicios de alto rendimiento.

En la era de la tecnología, producimos más y nos movemos cada vez menos. Y quizás por eso estamos pagando un precio tan alto. Las tasas de trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad, burnout, entre otros), enfermedades cardíacas, autoinmunes, reumáticas, ortopédicas y metabólicas relacionadas con el sedentarismo se han incrementado, haciendo que la medicina moderna nos haga vivir más tiempo, pero aún no podemos haznos vivir más y mejor.

En esta lectura se reflexiona sobre el impacto negativo de nuestro estilo de vida actual y cómo podemos revertirlo: aumenta tu volumen de actividad física diaria, usa menos el transporte motorizado, viaja en bicicleta, prefieres usar escaleras, caminar más y evitar quedarte más de tres horas consecutivas en conducta sedentaria (trabajar, estudiar, mirar televisión o en teléfonos inteligentes o computadoras portátiles).

Al volver a la “nueva normalidad”, intente revolucionar su comportamiento físico diario y adapte su estilo de vida más pasivo a un estilo de vida activo, con más salud mental y física y, lo más importante, calidad de vida.

¿Cómo quieres vivir los últimos 10 años, 15 años de tu vida? ¿Cuidando enfermedades o mostrando salud?

La vida debe vivirse al máximo. Moverse es vida y productividad.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link