Correr es uno de los deportes más practicados en Brasil. Sin embargo, con la llegada del Covid-19, una enfermedad provocada por el nuevo coronavirus (SARS-COV-2), muchos corredores han interrumpido su entrenamiento en los últimos meses. Y ahora, con algunas ciudades aliviando la cuarentena, planean reanudarla. Sin embargo, esta reanudación debe realizarse con mucha precaución. No debes pensar que es posible volver a entrenar en el mismo punto donde te detuviste. Debido al período de desentrenamiento, es necesario comenzar lentamente, preferiblemente con orientación profesional, para reducir el riesgo de lesiones. Pilates puede ser una gran herramienta para la prevención de lesiones crónicas en estos deportistas.

+ Pilates en casa: conoce los principios del método y evita lesiones
+ Pilates adelgaza? Cómo la práctica ayuda a mantener el peso en cuarentena

Los ejercicios de control pélvico y el fortalecimiento del glúteo medio evitan la aducción de las extremidades inferiores durante la zancada en la carrera – Foto: Istock Getty Images

Las lesiones más comunes en los corredores son la fascitis plantar, la tendinopatía de Aquiles y el síndrome de estrés tibial medial (cannelitis), todas lesiones crónicas. Esto se debe a que correr es un deporte de impacto repetitivo. Por tanto, cualquier desalineación en el paso provocará una sobrecarga inadecuada en la región, que se repetirá y sumará con cada pasada, hasta que se produzca un microtraumatismo en el lugar.

Además del patrón de pasos incorrecto, otros factores pueden influir en el aumento del riesgo de estas lesiones: sobreentrenamiento, con un aumento brusco de volumen y / o intensidad y tiempo de descanso insuficiente entre entrenamientos; correr sobre pisos muy duros (como concreto); fuerza insuficiente y desequilibrios musculares en las piernas y los pies; y el arco plantar bajo o muy alto también se encuentran entre los factores de riesgo de estos problemas crónicos.

Para ayudar a prevenir lesiones, el instructor de pilates debe trabajar en la corrección de la biomecánica de la carrera mediante ejercicios para posicionar mejor los tobillos, rodillas y pelvis durante la actividad. Para ello, además de la conciencia corporal, se pueden realizar ejercicios de control pélvico y fortalecimiento del glúteo medio, evitando la aducción del miembro inferior durante la zancada; fortalecimiento de los rotadores externos del muslo, evitando que la rodilla entre en valgo y rotación interna; y fortalecer la musculatura intrínseca de pies y tobillos, asegurando un mejor posicionamiento y absorción del impacto de correr por ellos.

También es muy importante trabajar la alineación del tronco durante la carrera: la intención de crecimiento que se requiere en todos los ejercicios de pilates, además del tono extensor reclutado durante varios ejercicios, ayudan al deportista a posicionarse mejor mientras corre, disminuyendo el gasto energético.

Además, es fundamental trabajar habilidades como la propiocepción, el equilibrio y la flexibilidad, preparando mejor al corredor para superar los obstáculos que encuentre en el camino. El fortalecimiento y control muscular también debe ser trabajado por el instructor de pilates, con el fin de reducir sobrecargas excesivas y desproporcionadas.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link