Con la llegada de Covid-19, estamos evitando multitudes y entornos cerrados. Así, muchos cambiaron los ejercicios en el gimnasio por otras actividades, que se pueden realizar solas y al aire libre. Muchos encontraron esta alternativa en la bicicleta. El ciclismo es una gran actividad física, pero es necesario preparar el cuerpo para las exigencias de esta modalidad, tanto para reducir el riesgo de lesiones como para mejorar el rendimiento. Vea cómo pilates puede ayudarlo a andar mejor en bicicleta.

+ Pilates puede reducir el riesgo de lesiones crónicas en atletas que corren
+ 5 beneficios de pilates para corredores de montaña o trail

Es necesario preparar el cuerpo para las exigencias del ciclismo, tanto para reducir el riesgo de lesiones como para mejorar el rendimiento – Foto: Istock Getty Images

  1. Inicialmente, podemos pensar en respiración: uno de los principios básicos de pilates es el trabajo respiratorio. Para que un ciclista pueda pedalear largas distancias, respirar correctamente es fundamental.
  2. Otro factor muy importante es la alineación de la rodilla. Como en la bicicleta la pelvis y los pies están fijos, la rodilla -junto con la cadera- realiza la mayor parte de los movimientos, de forma cíclica y repetitiva. Si hay una desalineación de esta articulación, ya sea por problemas posturales o por desequilibrios musculares (caso de valgo dinámico, por ejemplo), el riesgo de lesión en esta región aumenta exponencialmente.
  3. Si bien relacionamos la bicicleta con la actividad del miembro inferior, no podemos dejar de destacar la trabajo de fortalecimiento y estabilidad en la cintura escapular, ya que soporta el peso del maletero en el manillar. Si los omóplatos carecen de fuerza y ​​resistencia, se produce una rotación interna de los hombros, lo que aumenta el dolor muscular y la tensión en todo el trapecio y los hombros.
  4. Por último, pero no menos importante, es necesario trabajar el núcleo. Son quejas muy habituales de lumbalgia en los ciclistas, sobre todo los de velocidad y los que hacen mucho trabajo en la subida. En ambos casos, el deportista permanece sentado con el tronco inclinado hacia delante, posición en la que existe una mayor sobrecarga en la columna. Para evitar lesiones como desgaste espinal, espondilolistesis y hernias de disco, todo el tronco debe estar estable. Pilates trabaja precisamente con esta musculatura estabilizadora en todos sus ejercicios.

Por tanto, pilates puede considerarse un gran entrenamiento básico para ciclistas.

* La información y opiniones emitidas en este texto son responsabilidad exclusiva del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com



Source link