Quizás la palabra clave para un entrenamiento de carrera eficiente y seguro tenga paciencia. En general, los corredores tienen una constante sensación de insatisfacción, ya sea en cuanto a los tiempos en las carreras, bien en relación a la distancia recorrida. Es importante que quieras mejorar, pero también necesitas valorar el corredor que es hoy. Es muy común ver a los novatos queriendo resultados de un momento a otro, desde perder medidas hasta el deseo de correr más rápido y por más tiempo. Y también corredores más experimentados que obligan a la barra en los entrenamientos a conseguir objetivos fuera del rango.

Mujeres corriendo euatletas (Foto: Agencia Getty Images)Para evolucionar en la carrera, no exagere, sea paciente y respete su entrenamiento (Foto: Agencia Getty Images)

Simplemente no funciona así. Si, por ejemplo, ha sido sedentario durante algunos años, lo más probable es que mejore más lentamente que su amigo que se quedó solo unos meses. Así que no te enfades si ya está corriendo con la pandilla y ha perdido mucho peso y tú sigues caminando para ganar un poco más de resistencia y sufriendo por quitar unos centímetros en las medidas. No te esfuerces, ten paciencia, respeta tu entrenamiento y pronto estarás corriendo también.

Llegó la factura, y tú que te quedaste más tiempo pagaste más. Y aquí es donde entra en juego la importancia de ajustar tus primeros objetivos con lo que realmente es posible para ti. Si empezaste ahora, tienes sobrepeso y nunca has corrido con regularidad, tal vez en dos o tres meses puedas completar una carrera de 5 km (no importa si caminas, alternas caminar con correr o incluso correr recto).

Pero recuerde que tiene que hacer un entrenamiento que funcione para usted, basado en su historial de actividades, metas, lesiones, tareas y cansancio diario. Copiar lo que funcionó para su amigo puede no ser una buena idea. E incluso con metas más modestas (solo por ser principiante), disfruta lo que estás haciendo, celebra las señales de adelgazamiento y ve en busca de tus primeras medallas. No desperdicie su energía lamentándose de lo que no ha hecho todavía, probablemente porque aún no ha llegado el momento.

Y si eres un corredor con más experiencia y llevas algún tiempo entrenando, ten en cuenta los posibles cambios que tendrás que realizar en tu semana de entrenamiento. Somos, en su mayor parte, aficionados y tenemos que lidiar con lo que sucede durante la semana. Si tuviste un día demasiado estresante, no dormiste casi nada por la noche o realmente te quedaste flácido y comiste muy mal, puede ser más prudente dejar ese importante entrenamiento a intervalos para tu carrera de 5 km, o esa larga maratón, para otro momento. O cámbielo por un trote ligero o una caminata de media hora, por ejemplo. Relájate y ten paciencia, esto pasa de vez en cuando con todos. Utilice la experiencia a su favor, hacer un entrenamiento duro cuando su día fue más duro aún puede dejar detonado el sistema de defensa de su cuerpo o incluso generar una carga aún mayor en un sistema muscular que necesita descanso, no entrenamiento.

Y para obtener buenos resultados, es posible que necesite mucho tiempo de entrenamiento continuo, sin lastimarse, durante meses. Por lo tanto, tenga cuidado de no sabotearse, porque si entrena regularmente y sigue las metas, no entrenar ese día (o tomárselo con calma) no perturbará su prueba. Por el contrario, si se esfuerza y ​​se lastima o enferma, puede perder una o más semanas de entrenamiento. Y eso puede dañar tu objetivo final.

SIGUELO Yo atleta también en Instagram: @euatleta

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.

Gustavo Luz Távora (Foto: Editor de arte / EUATLETA.COM)





Source link