Llovió, ¿ahora qué? Las lluvias de verano, especialmente en el sureste del país, provocan el caos en ciudades desprevenidas y retrasan el entrenamiento de quienes hacen ejercicio al aire libre. Pero la lluvia no tiene por qué ser necesariamente un obstáculo para la actividad física, como enseña el educador físico Alisson Lopes. La idea es afrontar la meteorología como un reto más de formación. Si no hay rayos o riesgo de inundaciones, el negocio está funcionando bajo el agua. Pero es importante destacar que hay poco cuidado. Por ello, Lopes enumeró para Eu Atleta diez consejos de cuidados y precauciones que las personas que practican actividad al aire libre deben tener bajo la previsión de lluvia.

– No veo ningún problema con los practicantes de actividades al aire libre ejercitándose bajo la lluvia, siempre que presten atención a estas precauciones – comenta.

  1. Refugio contra los rayos y los rayos – Si la tormenta tiene relámpagos, no permanezca en áreas abiertas como canchas de fútbol y canchas de tenis y nunca se refugie debajo de árboles aislados. Es hora de dejar de entrenar. Al igual que un rayo, ya que el flash es la luz provocada por descargas eléctricas; es decir, es una señal de advertencia que recibimos y el practicante debe buscar protección de inmediato.
  2. Zapatillas con suela adecuada – Para los corredores, es fundamental elegir zapatillas con suela adecuada para un asfalto liso. Especialmente en días de lluvia, para que no haya encharcamientos y cause molestias en la práctica. Las zapatillas deben ser impermeables, con tratamiento de adherencia (DWR – Durable Water Repellent), o tener ingeniería diseñada para los días de lluvia. Utilice estas referencias en el momento de la compra.
  3. Tipo de tejido – Es importante prestar atención al tipo de ropa. Lo ideal es llevar prendas ligeras, de material sintético (poliamida, poliéster), estilo dry fit perforado, por ejemplo, y evitar el algodón, porque cuando está mojado pesa demasiado. El uso de gorras o viseras también puede ser una estrategia excelente para evitar que el agua le toque los ojos.
  4. En la piscina – Para los practicantes de actividades acuáticas, se debe tener cuidado en caso de tormentas eléctricas, ya que en general las aguas utilizadas en las piscinas están llenas de iones, sales y componentes químicos que la convierten en un potencial conductor de energía. Por lo tanto, la recomendación es salir de la piscina de inmediato y buscar un refugio seguro;
  5. En el sendero y en la montaña. Los practicantes de senderos, trekking, escalada o rappel deben, sobre todo, seguir la previsión meteorológica. Además, lo ideal es programar la hora de salida de la aventura lo antes posible. Si estás en riesgo y expuesto a rayos durante el recorrido, intenta agacharte y mantenerte en posición fetal, pero no te acuestes en el suelo: en esta posición, agachado, solo las puntas de los pies deben tocar el suelo. En este punto es importante no quedarse en grupos, permanecer unidos e intentar bajar de la cumbre lo antes posible. El cuidado de los que escalan es el mismo que el de los que caminan, aunque el nivel de exigencia para la escalada es mayor.
  6. En la bicicleta – Si va en bicicleta en lugares más altos, los ciclistas deben moverse rápidamente a lugares más bajos. No se indica que estén muy cerca el uno del otro. Es importante llevar ropa impermeable y, si es posible, llevar siempre otros elementos para mantener la temperatura corporal. Siempre se recomienda una chaqueta impermeable con capucha.
  7. En la playa – En los días de lluvia, puede correr sobre la arena normalmente, a menos que haya relámpagos y relámpagos. Si vas a nadar en mar abierto, debes prestar atención a las condiciones del mar y las mareas. Si sube demasiado o el mar se pone agitado, no debes bucear ni nadar. Los deportes de arena, por otro lado, deben realizarse después de una buena preparación de los músculos estabilizadores, especialmente las articulaciones de los tobillos y las rodillas. En arenas inclinadas, la columna vertebral estará sobreexigida, lo que no se recomienda para practicantes que buscan salud.
  8. ¿Baño frío o caliente? – En los días de actividad al aire libre, si el practicante tomó esa inesperada ducha de lluvia, cambiando la temperatura corporal caliente por agua fría, lo ideal es llegar a casa y tomar un baño tibio lo antes posible, para equilibrar la temperatura corporal;
  9. Alimentación – Una alimentación saludable es esencial para los practicantes de actividades físicas, y consumir todos los nutrientes de manera regular mantiene fuerte el sistema inmunológico;
  10. En casa – En los días de tormenta, con relámpagos e inundaciones, incluso ir al gimnasio puede ser una aventura. La práctica más segura en este caso es la actividad física en casa. Solo recuerda ponerte zapatillas, ropa ligera y cómoda y siempre contar con orientación profesional. Los residentes, cuyo número aumenta cada día, deben buscar un profesional de Educación Física capacitado que tenga experiencia en atención personalizada presencial y en línea, que pueda responder preguntas, dar seguimiento y monitorear incluso a distancia. Evite las aplicaciones mecánicas y robóticas.



Source link