La discusión sobre el mayor valor calórico del entrenamiento continuo o por intervalos es una de las controversias más antiguas en las ciencias del deporte. Para un análisis crítico y razonado del tema, es necesario establecer algunos conceptos básicos. En primer lugar, conviene recordar que existen importantes diferencias entre los dos modelos en cuanto a motivación, sustrato energético utilizado, incidencia de lesiones, etc. Lo que diferencia a los dos modelos es la intensidad. El entrenamiento continuo se caracteriza por una intensidad moderada, mientras que el entrenamiento por intervalos se caracteriza por carreras de mayor velocidad (ejercicio intenso), con descansos de recuperación.

+ Entrenamiento de intervalos internos: la serie que te ayuda a correr rápido

El gasto calórico del movimiento de correr es en realidad un cálculo basado en la física que establece que la energía gastada es el producto de la masa (peso corporal) por desplazamiento. Por tanto, como el peso es el mismo, la energía gastada (gasto calórico) es proporcional al desplazamiento, es decir, la distancia recorrida. En el ejercicio continuo y moderado, la “factura energética” se “pagará” durante la actividad con predominio del metabolismo aeróbico. En el ejercicio por intervalos e intenso predomina el metabolismo anaeróbico y la “cuenta” se paga en parte durante y el resto al final del ejercicio.

Lo que importa para perder peso es la distancia, no el tipo de entrenamiento – Foto: Getty Images

El “pago” después caracteriza el llamado EPOC, es decir, el exceso de consumo de oxígeno después del ejercicio, lo que lleva al controvertido concepto de que esta situación es más favorable para el gasto calórico total. Es un error común pensar que el metabolismo permanece aumentado durante varias horas después del ejercicio, lo cual no es cierto.

+ ¿Cuánto tiempo es posible permanecer en un programa de entrenamiento HIIT?

Si volvemos a los conceptos iniciales, podemos ver que el aumento del gasto calórico al final se presta a “pagar” la “deuda” de oxígeno contraída por el metabolismo anaeróbico, sin embargo la cuenta sigue siendo la de la energía gastada calculada por la física (masa x desplazamiento). En resumen, lo que cuenta para el cálculo del gasto calórico sigue siendo la distancia total recorrida, independientemente de si es continua o por intervalos.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.

Máster y Doctor en Fisiología del Ejercicio por EPM. Miembro del consejo científico de Midway Labs, profesor y coordinador del Curso de Especialización en Medicina del Deporte de la Unifesp y fisiólogo del São Paulo FC y coordinador del Departamento de Fisiología de EC Pinheiros. Miembro del Colegio Americano de Medicina Deportiva. www.drturibio.com. (Foto: EuAtleta)



Source link