– Como toda actividad física, el entrenamiento LPO requiere constancia para evolucionar. Escuchar al cuerpo y respetar sus límites, comprender lo que está haciendo y, una vez más, no querer hacer nada más que lo que requiere la orientación de un profesional – subraya, antes de reforzar la importancia del seguimiento profesional y completar: – Mantener una rutina de ejercicios ayuda a disminuir la ansiedad. Para aquellos que han estado entrenando antes, la recomendación es no detenerse. Tanto para deportistas profesionales como para aquellos que entrenan de forma recreativa. Para los profesionales, es hora de reevaluar las prioridades y delinear la planificación para la pospandémica, tratando de mantener la formación dentro de la mayor “normalidad” posible. En cuanto a los practicantes aficionados, lo que importa es mantener lo que estás acostumbrado a hacer y no inventar mucha “moda”.



Source link