¡Hola! Hoy vamos a hablar de regular nuestras hormonas a través del yoga, un viaje invisible que se realiza dentro de nuestro cuerpo físico mientras practicamos.

Todo nuestro sistema está gobernado por las glándulas endocrinas, que son responsables de producir y liberar hormonas en nuestro torrente sanguíneo. Las hormonas son sustancias fundamentales para el mantenimiento de la vida humana. Producidos por glándulas, tejidos o neuronas, tienen diferentes efectos y actúan específicamente en algunos lugares, teniendo, por ejemplo, gran importancia en nuestro control metabólico, crecimiento corporal y desarrollo sexual. Teniendo la función de regular órganos en regiones específicas del cuerpo, son mensajeros químicos que transportan información entre las células.

Cualquier desregulación en nuestro equilibrio hormonal desencadena un cambio importante en el sistema y trastornos tanto físicos, como diabetes, hipotiroidismo e hipertiroidismo, como mentales y emocionales, como ansiedad, ira, miedo, resentimiento y envidia.

Matsyasana, o postura de pez, estimula la tiroides – Foto: Archivo personal

Con la práctica de asanas (posturas) y pranayamas (respiraciones específicas) a través del Yoga, se ha demostrado que mejoramos nuestro bienestar y equilibrio del sistema hormonal.

Las posturas aumentan nuestra actividad muscular y estimulan la función cardiovascular. Esto conduce a una mejora en la circulación sanguínea y la oxigenación de todos los sistemas, incluidas las glándulas. Se masajean varios órganos durante los movimientos de torsión, inversión, equilibrio y estiramiento intenso que existen en la práctica. Así, toda la parte endocrina se estimula tras los ciclos de compresión y relajación, provocando un rejuvenecimiento y una mayor sensibilidad de las células.

Luego de estudios científicos realizados en grupos de practicantes de yoga habituales, se concluyó que este ciclo de contracción y relajación generado por la meditación en movimiento puede incluso tener efectos sobre nuestra expresión genética; es decir, en la reducción de trastornos endocrinos y enfermedades inflamatorias y autoinmunes, para curar y promover el aumento de la vida de las células y aumentar la inmunidad en general. Al regular las funciones fisiológicas y conducir a la regulación hormonal, logramos la homeostasis, que es nuestro equilibrio y regulación internos.

Invertidos aumentan la circulación sanguínea total y estimulan las glándulas – Foto: Colección personal

Las principales hormonas producidas por el cuerpo humano son:

  • GH, la hormona del crecimiento;
  • ADH, la hormona antidiurética;
  • T4, tiroxina, que regula nuestro metabolismo;
  • Parathormone, que regula la cantidad de calcio en nuestra sangre;
  • Cortisol, que controla los estados de estrés y ansiedad;
  • Insulina, que controla nuestro índice de glucosa;
  • Endorfinas, responsables de la euforia y la felicidad;
  • Adrenalina, que prepara nuestro cuerpo para las solicitudes de emergencia;
  • Melatonina, responsable de los estados de sueño y vigilia;
  • Glucagón, que regula nuestra glucosa;
  • Oxitocina, responsable de nuestro sentimiento de empatía;
  • Serotonina, relacionada con nuestro estado de relajación y bienestar;
  • Y hormonas sexuales: testosterona, progesterona, estrógeno y prolactina.

La postura del triángulo normal o retorcido, como la Parivrtta Trikonasana en la foto, estimula la tiroides y las glándulas suprarrenales – Foto: Archivo personal

Como ejemplos del papel del yoga en el equilibrio hormonal, podemos destacar que:

  1. Las posturas arqueadas como urdhva dhanurasana tonifican el ovario y el útero y equilibran la producción de hormonas;
  2. Matsyasana, o postura de pez, estimula la tiroides;
  3. Invierte aumenta la circulación sanguínea total y estimula las glándulas;
  4. Las posturas del triángulo normal, trikonasana o esguince, parivrtta trikonasana en la foto, estimulan la tiroides y las glándulas suprarrenales.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link