El entrenamiento regular ayuda al corredor a perder peso, mantenerse en forma y prepararse para las competiciones. Pero incluso las cosas buenas en exceso pueden ser malas, independientemente de que corras 8 u 80 km a la semana. El problema no es entrenar demasiado, sino no descansar lo suficiente. Las señales de que estás exagerando en tus entrenamientos pueden incluir, entre otros factores, la pérdida de energía, la fatiga frecuente y la sensación de pesadez en las piernas, incluso después de uno o más días de descanso.

Para evitar estos contratiempos, es importante que escuches a tu cuerpo: si fuiste un poco más rápido o más lejos, es posible que experimentes algunas molestias musculares, especialmente en tus pantorrillas y cuádriceps. Por lo general, se necesitan dos días para recuperarse de entrenamientos más intensos. Si aún siente mucho dolor al tercer día, no lo piense dos veces: descanse un poco más. Si va más allá de los cuatro o cinco días, una buena sugerencia es buscar ayuda.

Por lo tanto, valore sus días de descanso en la hoja de trabajo. Los corredores necesitan dormir bien, aunque la cantidad de horas es muy personal. Conozco buenos corredores que duermen menos de seis horas por noche y otros que duermen casi nueve horas, por ejemplo. La falta de sueño debilita su sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a enfermedades y lesiones. El descanso es parte del entrenamiento y el corredor que no descansa no evoluciona.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.

Es educador físico formado por Estácio de Sá, entrenador de carrera y triatlón desde 2006 y practicante desde hace casi 20 años. Director técnico de G-LUZ Top Team, está atento a todo lo relacionado con la fisiología del ejercicio. También habla con conocimiento empírico de quién asiste siempre a las competencias (Foto: EuAtleta).



Source link