El seguimiento de las fases del ciclo menstrual, a pesar de ser muy importante para varios aspectos relacionados con la salud y la calidad de vida, no forma parte de la rutina de la mayoría de las mujeres. Sin embargo, este cambio de hábito, es decir, comenzar a seguir las fases del ciclo menstrual, sería particularmente importante para las mujeres y deportistas físicamente activas. La variación hormonal que se produce durante el ciclo, a pesar de estar principalmente relacionada con la reproducción, también se traduce en una serie de cambios en varios otros sistemas, como cardiovascular, respiratorio, metabólico y neuromuscular, que potencialmente pueden interferir con el desempeño en actividades físicas. . ¿Me gusta? Hay una serie de hipótesis para explicar cómo las concentraciones variables de estrógeno y progesterona pueden influir en el rendimiento. Entender.

+ Menstruación: qué ejercicios físicos son los más recomendados para el período menstrual
+ Menstruación x rendimiento deportivo: ajusta el requerimiento a cada etapa del ciclo

Atleta y atleta del ciclo menstrual – Foto: Istock Getty Images

  • O estrógeno ejerce efecto anabólico e influye en el metabolismo, favoreciendo la captación de glucosa, ahorrando reservas de glucógeno y potenciando también el uso de grasas como fuente de energía. El estrógeno también tiene propiedades antioxidantes que pueden proteger contra los microtraumatismos musculares y el proceso inflamatorio desencadenado por el ejercicio. Además, esta hormona tiene efectos estimulantes sobre el sistema neurológico. Por tanto, se especula que hacia la mitad del ciclo menstrual, cuando los niveles de estrógenos son más altos, se vería favorecido el rendimiento muscular y la capacidad para realizar ejercicios de máxima y submáxima intensidad.
  • Por otro lado, el progesterona cuyos niveles aumentan en la segunda mitad del ciclo, tiene un efecto antiestrogénico, lo que perjudicaría el rendimiento.

Según recientes revisión sistemática publicada en Medicina del Deporte, al analizar las investigaciones ya realizadas hasta la fecha con mujeres sin problemas menstruales (eumenorreica), se observa que el rendimiento físico se vería afectado al inicio de la fase folicular (primeros días después del final de la menstruación), cuando se reducen las concentraciones hormonales. .

Cabe señalar que estas variaciones en el rendimiento son tanto más percibidas cuanto mayor es el nivel de rendimiento de la mujer, volviéndose críticas para los deportistas de élite, cuya mínima variación en el rendimiento puede ser decisiva para perder o ganar.

Hoy en día existen varias aplicaciones que ayudan en el seguimiento del ciclo menstrual y algunas de ellas incluso dan consejos sobre cómo mejorar el rendimiento según la etapa en la que se encuentre la mujer.

Aquí están algunas consejos para la mujer deportista durante las fases:

  • Fase folicular (primeros días después del final de la menstruación): se reducen las concentraciones hormonales, lo que perjudicaría el rendimiento.
  • Fin de la fase folicular (aproximadamente a la mitad del ciclo): tenga en cuenta el aumento progresivo de los niveles de estrógeno que favorecen un mejor rendimiento del ejercicio.
  • Fase ovulatoria: los niveles de estrógeno son altos. Si desea correr esa milla extra o establecer ese nuevo récord personal, disfrute de este momento.
  • Fin de la fase lútea (premenstrual): los niveles de estrógeno y progesterona descienden antes del período menstrual, lo que puede causar dolores de cabeza y migrañas. Las prácticas de ejercicio y manejo del estrés alivian estos síntomas.
  • Menstruación: hacer ejercicio durante su período menstrual ayuda a aliviar los calambres. Basta con caminar más rápido. Si el flujo es muy intenso, el uso de un suplemento de hierro puede ayudar a aliviar la sensación de fatiga.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link