efecto rebote causas
Bienestar y belleza,  Fitness

El efecto rebote en las dietas: qué es y cómo evitarlo

En este artículo vamos a hablar del efecto rebote, una de las mayores causas de frustración e impotencia entre las personas que hacen dietas para bajar de peso.

¿Por qué ocurre el efecto rebote?

El efecto rebote ocurre cuando una persona pierde peso, pero después de un período, recupera el peso perdido o incluso puede superar el peso inicial. El término se utiliza, sobre todo, cuando este proceso de pérdida y aumento de peso se produce repetidamente a lo largo del tiempo, ya sea a corto o a largo plazo.

Este proceso de variación repentina del peso puede ocurrir en varios momentos: en el mantenimiento del peso, es decir, después de la dieta o incluso por compulsión (bastante recurrente en las dietas muy restrictivas). De hecho, el efecto rebote está bastante relacionado con las dietas de restricción severa, sin seguimiento ni planificación. Para evitarlo, es fundamental que se produzca un cambio en los hábitos alimentarios, ya que mantener un peso saludable requiere un cuidado continuo.

 

¿Qué causa el efecto rebote?

Las dietas muy restrictivas pueden confundir al cuerpo. El cuerpo puede notar durante la dieta que está experimentando una privación de energía, y por lo tanto puede disminuir su gastroenergía (ahorro de energía), y cuando la persona vuelve a comer de manera “normal”, puede tener dificultades para mantener el peso alcanzado.

Además, el cuerpo suele acostumbrarse a su peso más común a lo largo del tiempo, y hace uso de mecanismos para continuar con ese mismo peso, de ahí también la dificultad de la llamada fase de mantenimiento, que tiene lugar después de la pérdida de peso. Esta fase es tan importante como la propia dieta, por lo que es necesario prestar atención y planificarla constantemente.

Además de los factores mencionados, la compulsión por los alimentos, también relacionada principalmente con los períodos de restricción, puede provocar el efecto rebote. La persona se somete a una dieta, no mantiene el tratamiento y se da por vencida, luego comienza a comer compulsivamente y gana el peso perdido rápidamente.

 

Consecuencias para el cuerpo

Algunos estudios sugieren que el efecto rebote puede causar algunos desequilibrios en el cuerpo y aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud como la hipertensión, la diabetes e incluso los problemas cardiovasculares. Por no mencionar los factores psicológicos implicados: perder y ganar peso puede dejar al individuo desanimado o deprimido, con un sentimiento de fracaso.

Todavía existen los efectos negativos de las diferentes dietas de restricción. Cada dieta puede tener consecuencias diferentes si se aplica de forma no planificada.

Pero, en general, los expertos dicen que en el caso de los adultos obesos, incluso si se produce una variación de peso, los intentos de perder peso deben continuar para mejorar la salud y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad. Y una vez más: ¡el seguimiento profesional es esencial!

 

Cómo prevenir el efecto rebote

A pesar de las dificultades y desafíos relacionados con el efecto rebote, tenemos algunos consejos para evitar el efecto rebote y ayudar a mantener un peso corporal saludable:

  1. Tener el acompañamiento de un profesional médico o nutricionista para la planificación de las dietas y también en la fase de mantenimiento.
  2. Evite las dietas de moda o muy restrictivas, especialmente sin orientación profesional; no sólo pueden provocar el efecto rebote y sus consecuencias, sino que también perjudican la salud de muchas maneras.
  3. ¡Haz ejercicio físico! Sí, la reeducación alimenticia, idealmente, debería venir con un programa de ejercicios para mejores resultados y mantenimiento. Para la práctica de los ejercicios también es importante el acompañamiento de un educador físico profesional.
  4. Conoce tu cuerpo! Presta atención a las sensaciones de hambre y saciedad, aprende a identificarlas y a manejar tus comidas.
  5. Mantente alerta a tu peso, pero no obsesionado. Es esencial que nos pesemos periódicamente para no perder el control de los kilos extra, o incluso es posible identificar el aumento de peso en el espejo o en la ropa. Pero, aunque es importante prestar atención a los números de la balanza, es aún más fundamental saber que las pequeñas fluctuaciones en el peso son comunes, no está bien obsesionarse.
  6. No esperes milagros. La reeducación alimentaria es un proceso, que puede ser lento, pero es la única manera de mantener un peso saludable sin estrés.
  7. Tenga una dieta basada en alimentos naturales o mínimamente procesados, evite los alimentos ultraprocesados, las formulaciones compuestas de muchos ingredientes y los aditivos alimentarios.

El efecto rebote persigue a muchos que intentan perder peso, pero saben que con la reeducación alimentaria, los cambios de hábitos y el ejercicio regular es posible lograr y mantener un peso saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *