Mantenerse concentrado no es fácil, ¿verdad? ¿Con qué frecuencia se distrae durante su práctica o en momentos en que necesita concentración debido a atractivos visuales? Ya sea en el colega, en la ventana, en la alfombra (sí, hasta él nos distrae …) o con el terrible espejo. Somos una especie muy visual, y esto no es ni bueno ni malo. Es solo una característica. Pero, como todo lo que es característico de una especie, hay que saber afrontar todas las potencialidades y adversidades que se generan. A través de nuestros ojos, viajamos con la mente a otros lugares y perdemos el enfoque. Esto ocurre tanto en situaciones de comodidad, cuando nos relajamos, como en las de malestar, especialmente. La visión es nuestra forma más accesible de escapar del presente. Y esto es peligroso, a menudo. La alienación de los hechos es un refugio que a la larga nos desestabiliza tanto física como emocionalmente y nos debilita. ¿Has notado?

+ Mudras: para que sirven las posturas de yoga y para que sirven
+ Respirar yoga es un ejercicio de autoconocimiento

Padayoragrai Drishti: la atención se centra en los dedos de los pies – Foto: Colección personal

En el yoga, se encontró una solución a nuestra falta de talento para enfocarnos. Hace milenios, se crearon los drishtis (¿o se descubrirían mejor?). Este es un término ya conocido por los practicantes, ya que es muy utilizado en las prácticas de yoga. Pero para los que no practican o para los que recién comienzan, vayamos a una definición antes de continuar: drishti deriva de la palabra drish, que significa “mirar”. Los drishtis son técnicas de fijación de la visión muy útiles para mantenerse enfocado en la práctica, en el momento, y también son útiles para prácticas de meditación y Pranayama, las técnicas de respiración.

Para combatir esta distracción accesible al ojo, utilizamos focos de visión durante la práctica física del yoga, la práctica de Asanas. Este enfoque controla y dirige nuestra visión y mente, y tiene como objetivo mantener nuestra concentración de presencia. Los drishtis se han vuelto más conocidos en los tiempos modernos a través de la popularización de los vigorosos métodos “Ashtanga” y “Vinyasa Yoga”.

En estas prácticas se utilizan todo el tiempo, y en cada Asana o movimiento se realiza una secuencia de respiración y mirada específicas. Este enfoque de la visión ayuda a una conducción más suave y relajada de la práctica, y esto genera una relajación que ayuda en la realización de las posturas y en dirigir la atención al interior del practicante.

Angustha madhyai: drishti en el que la visión se fija en los pulgares – Foto: Archivo personal

En Drishtis, esta observación del punto no causa ninguna identificación con el objeto observado. Va más allá de lo físico y en realidad provoca un cambio hacia el enfoque interno. Este enfoque interno conduce a la mejora y profundización de las posturas, a medida que nuestra percepción de las sensaciones se agudiza y nos lleva a una mayor comprensión de Asana, alineaciones y nuestra esencia, que es única. Los drishtis también tienen el poder de estimular los músculos y los nervios ópticos. A través de ellos llegamos al sistema nervioso central, y este también es fundamental en el proceso de estabilización de la mente. Y son de gran utilidad en el tratamiento de patologías psíquicas, depresión y ansiedad.

Al principio, su uso puede provocar malestar, náuseas o cansancio, pero a medida que somos capaces de aquietar la mente y los pensamientos, todo se adapta de forma orgánica y natural.

Los 10 Drishtis más importantes

En Nasagra Drishti, miras la punta de tu nariz – Foto: Colección personal

  1. Nasāgra Drishti: mira la punta de la nariz;
  2. Bhrūmādhya drishti: mirar en el medio, entre las cejas;
  3. Nabi drishti: mira el ombligo;
  4. Hastagrai drishti: mira en una mano;
  5. Pādayoragrai drishti: mira los dedos de los pies;
  6. Pārshva drishti: mire por encima de cada hombro;
  7. Angustha madhyai: mira los pulgares;
  8. Hrdhva o Antara drishti: mirando por encima de la cara, al cielo;
  9. Bhūcharī drishti: mirando al vacío. Este Drishti es una excelente manera de iniciar la meditación, ya que genera un estado de contemplación;
  10. Agni drishti: mira en el fuego. También llamada meditación con velas o fogatas, consiste en fijar la mirada en el fuego de una vela o fogata. En mirar la llama, mantener una distancia prudente, observar los distintos colores, el brillo, abstraer todo lo demás, prestar atención a cada detalle.

Nabi Drishti: enfoque en el ombligo – Foto: Colección personal

Pruebe los Drishtis en su práctica y en su vida. El uso de esta herramienta de autoconocimiento será ciertamente enriquecedor para ambos.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link