Con una intensa rutina de entrenamiento centrada en el rendimiento, los deportistas no siempre tienen mucho tiempo para dedicarse al cuidado del cabello. Los ejercicios diarios son muy buenos para nuestro organismo. Sin embargo, el sudor producido durante las actividades puede dañar la salud del cabello. Tanto los deportistas que entrenan al aire libre como los que entrenan en el agua deben conocer prácticas sencillas que pueden ayudar a mantener su cabello más fuerte y saludable. Hacer ejercicio con el cabello suelto es una tarea casi imposible si tienes mechones largos. Pero los atletas que tienen el pelo largo deben tener cuidado al sujetar los mechones durante los entrenamientos, ya que la tracción puede provocar la caída del cabello. En casos más severos, cuando se usan peinados muy ajustados a menudo, no es raro que ocurra alopecia por tracción, que es la pérdida de cabello, especialmente en las regiones frontal y lateral de la cabeza. Especialista en salud y trasplante de cabello, el cirujano plástico André Ramos sugiere a quienes entrenan con el cabello pegado, dejar los mechones sueltos durante los períodos de descanso.

+ ¿Pueden la barba, el cabello y el bigote retener realmente las gotas de coronavirus?
+ ¿Correrás por la playa? Los profesionales advierten sobre la hidratación y el cuidado de la piel

Mantenga el cabello suelto cuando no esté entrenando: tirar o estirar demasiado el cabello para sujetarlo o dejarlo en una trenza durante mucho tiempo conduce a una caída – Foto: Istock Getty Images

– La tracción es un factor importante en la caída del cabello. Tirar, estirar demasiado el cabello para atarlo o dejarlo en una trenza durante mucho tiempo provoca la caída. Es importante aprovechar el período libre para descansar y soltar el cabello – explica.

  1. Para atar el cabello, prefiera elásticos vestidos con telas, ya que dañan menos los hilos;
  2. Evite lavarse el cabello con agua muy caliente;
  3. En caso de exposición solar intensa, utilice productos para proteger el cabello, ya que el daño solar favorece su envejecimiento;
  4. Humedezca su cabello con agua fría y aplique una crema de peinado antes de ponerse el gorro para deportes acuáticos;
  5. Tenga una rutina de tratamiento y use champús y cremas adecuados para su tipo de cabello y cuero cabelludo;
  6. Evite pasar muchas horas del día con el cabello muy tensado;
  7. No duerma con el cabello mojado;
  8. Use tónicos o humectantes para el largo y las puntas del cabello periódicamente (especialmente en el caso de los bañistas);
  9. No sujete el cabello con alfileres mientras esté mojado o húmedo;
  10. Evite el uso de productos cremosos cerca de la raíz del cabello, utilícelos solo en la longitud de las hebras.

El médico dermatólogo Misael Nascimento, quien también se especializa en tricología, una rama de la medicina que se ocupa del cabello o del cabello, dice que es muy común que los atletas pasen un largo período del día con el cabello recogido, en forma de cola de caballo. Y esta práctica, además de provocar alopecia por tracción, también puede provocar la rotura del cabello.

Ramos también señala que es necesario lavarse bien el cabello después del entrenamiento, ya que la acumulación de sudor y grasa en el cuero cabelludo aumenta el riesgo de dermatitis, que es la inflamación que puede causar enrojecimiento, picazón y descamación de la piel. Otro punto importante es evitar el uso de gorros y cintas para la cabeza que dificultan la ventilación de la región, ya que mantener el cabello cubierto de sudor aumenta la untuosidad de los hilos y favorece la aparición de caspa. Además, Misael advierte que pasar muchas horas al día con gorra y el pelo mojado aumenta las posibilidades de proliferación de hongos en la zona, lo que puede llevar a la aparición de caspa y pitiriasis versicolor, más conocida como paño blanco, entre otros problemas fúngicos. Los deportistas deben estar atentos a la hora de lavar correctamente los hilos y dejarlos secar, preferiblemente de forma natural.

Y si el entrenamiento se lleva a cabo al aire libre, se debe tener precaución. La dermatóloga Renata Domingues recomienda el uso de productos para el cabello con indicación de protección solar para deportistas que entrenan bajo mucha exposición solar. Domingues advierte sobre procedimientos químicos como el alisado o el cepillado frecuente, prácticas que permiten la caída del cabello y deben ser realizadas con cuidado por los deportistas. Es importante que los deportistas que quieran hacerse tratamientos capilares más agresivos cuenten con la ayuda de un especialista para asegurar un correcto cuidado de su cabello durante el proceso.

El especialista en salud capilar aclara el mito de que lavarse el pelo todos los días es malo. – Foto: Shutterstock

Hoy en día es muy común que las piscinas reciban tratamiento ionizando agua en lugar de cloro, que era un villano para el cabello de los bañistas. Pero aun así, los deportistas que entrenan en el agua deben preocuparse por lavarse bien el cabello y dejarlo secar, ya que el exceso de humedad deja los cabellos más débiles y quebradizos. Existe el mito de que lavarse el cabello a diario es malo, pero el especialista en cabello explica que esta práctica, de hecho, ayuda a mejorar la salud del cabello.

– Lo ideal es lavarse el pelo todos los días o día por medio. El cuero cabelludo retiene mucha suciedad y puede causar enfermedades e irritación en la región. Hay investigaciones científicas que demuestran que no hay problema en lavarse el cabello todos los días, siempre que se apliquen los productos correctos, evitando residuos y que no se utilice agua muy caliente durante el lavado, ya que esto daña la salud de la piel y el cuero cabelludo. . Y en el caso del cabello seco, la única diferencia es que hay que invertir, principalmente, en una profunda hidratación periódica para evitar que el cabello se reseque más – recomienda André Ramos.

Misael Nascimento, por otro lado, advierte que no existe una regla común para todos cuando se trata de la frecuencia ideal para lavar el cabello. Dice que este tema es muy particular para cada individuo y debe ser evaluado según un experto.

– Siempre digo que la frecuencia depende de cada persona, del cuero cabelludo y de su grasa. En este caso, la ayuda de un profesional es fundamental para diagnosticar el tipo de piel, las características del cuero cabelludo y del cabello, sus necesidades, los productos adecuados y la forma de utilizar estos productos – comenta el tricólogo.

La dermatóloga Renata Domingues también advierte sobre la importancia del lavado diario del cabello para los deportistas que nadan en el mar: la sal deja el cabello más seco, ya que abre las cutículas del cabello y deja el cabello más poroso.

El estrés provocado por la ajetreada rutina o incluso la ansiedad durante las competiciones deportivas afecta directamente a la salud de nuestro cabello. Eso es porque nuestro cuerpo aumenta la producción de cortisol y la hormona provoca la caída del cabello. Además, el cortisol también puede afectar el crecimiento del cabello y dejar la piel seca y las uñas más quebradizas.

– El estrés acaba provocando que nuestro organismo aumente la producción de una hormona llamada cortisol, conocida como hormona de lucha o huida, y repercute directamente en nuestra salud en general. En materia de hebras de cabello, la alta producción de cortisol puede provocar una reducción en la irrigación del cuero cabelludo, lo que provoca la caída del cabello y un cambio en el color del cabello, con la aparición de las famosas canas. Además de cuidar la salud capilar de la forma correcta, lo ideal es que el deportista combine su entrenamiento con actividades de reposición, como la meditación y el yoga; o, si es necesario, seguimiento profesional por parte de un psicólogo – guía Ramos.

La nutricionista Filomena Pereira destaca la importancia de una dieta equilibrada para asegurar la salud del cabello. – Foto: Shutterstock

De nada sirve invertir en champús, acondicionadores y mascarillas de calidad si la dieta no está equilibrada con proteínas, vitaminas y minerales. La nutricionista Filomena Pereira dice que el cabello es un reflejo de nuestra dieta y es imposible tener un cabello fuerte y saludable sin ingerir todos los nutrientes necesarios. Entonces, si quieres saber qué no puedes perderte en tu menú para tener un cabello más hermoso, mira la lista a continuación:

  1. Agua: este es el elemento imprescindible para tener una hidratación capilar;
  2. Proteína: El cabello está compuesto esencialmente por una proteína, la queratina, que hace que la presencia de fuentes de este nutriente sea esencial. Además, los aminoácidos y el colágeno, que son los principales responsables de la elasticidad, firmeza y estructura capilar, se pueden encontrar en alimentos como huevos, carne, pescado y semillas oleaginosas.
  3. Minerales: el zinc, el hierro y el silicio evitan que el cabello se vuelva delgado, quebradizo y opaco, ya que están asociados con el colágeno. Estos minerales se pueden encontrar en alimentos como hígado, yema de huevo, ostras, frutos oleaginosos (almendras, nueces, anacardos, maní, entre otros), avena y algas;
  4. Vitamina A: por su fuerte poder antioxidante, ayuda a proteger el cabello de los radicales libres y está presente en alimentos como zanahorias, tomates, melones, papayas, espinacas, pimientos remolacha;
  5. Vitamina C: ayuda a absorber el hierro y protege de la luz solar; por tanto, es necesario incluir en la dieta alimentos como naranja, piña, plátano, fresa, kiwi y limón;
  6. Vitaminas del complejo B (como B12): son esenciales para el crecimiento y la multiplicación de las células ciliadas y se pueden encontrar en alimentos como arroz, frijoles, lentejas y huevos;
  7. Fuentes Omega: importante para el crecimiento y desarrollo de las membranas celulares y los folículos pilosos, ayudando así a mantener un cuero cabelludo sano. Se pueden encontrar en alimentos como el salmón, aguacate, frutos de aceite, sardinas, semillas (ejemplo: girasol, chía, linaza, entre otros), aguacate y aceite de oliva.

Además de prestar atención a qué comer para asegurar la salud del cabello, también es necesario prestar atención a Comidas que se deben evitar:

  1. Alimentos muy procesados: porque tienen un alto contenido de calorías centradas en el azúcar y la grasa, pero son nutricionalmente pobres. Aceleran la producción de glucosa y provocan una disminución de la función de las proteínas y pueden provocar cambios hormonales, como un aumento de los niveles de andrógenos. Estos cambios afectan directamente la fibra y el folículo piloso.
  2. Alimentos incrustados: al ser ricos en sodio, nitratos y grasas saturadas, provocan el envejecimiento prematuro de la piel y dejan el cabello y las uñas quebradizos;
  3. Bebidas alcohólicas: por su función diurética, evitan que el cabello se hidrate continuamente;
  4. Tabaco: hace que la oxigenación celular sea menos eficiente;
  5. café: ya que puede interferir en la absorción de algunos nutrientes como el hierro, se recomienda una ingesta moderada de esta bebida.

La nutricionista también enfatiza que las dietas muy restringidas hacen que se vea comprometido el consumo de ciertos nutrientes y estas deficiencias nutricionales pueden dañar la salud del cabello. Lo mismo ocurre con las dietas con exceso de algún nutriente, como es el caso de las proteínas, que pueden hacer que los cabellos estén más secos y quebradizos.

– Nuestro cabello refleja mucho nuestra comida. Así, la ausencia de cualquier vitamina o mineral dañará la fibra capilar y es solo a largo plazo que es posible notar estos cambios capilares. Por ejemplo, en dietas muy restringidas, en las que el aporte nutricional se ve comprometido, el efecto sobre el cabello no es inmediatamente visible, ya que el cuerpo tiene una reserva, siendo visible solo a los tres meses. La falta de hierro o zinc puede provocar la caída del cabello; la baja hidratación deja el cabello seco y quebradizo; la falta de omegas puede provocar la aparición de caspa y descamación del cuero cabelludo, por ejemplo – explica Filomena Pereira.



Source link