beneficios aloevera
Bienestar y belleza

Aloe Vera o Babosa: Qué es, beneficios y cómo se usa

¿Qué es el Aloe Vera o Babosa?

El aloe vera, conocido popularmente como babosa, es una planta originaria del norte de África, que habita en los desiertos y estepas de África.

Se ha utilizado durante mucho tiempo en muchas partes del mundo con fines medicinales y cosméticos. Además, se ha utilizado tradicionalmente como alimento (jugo) durante más de tres mil años.

De la región central de sus hojas se obtiene un gel mucilaginoso de aspecto viscoso e incoloro, que se llama gel de Aloe Vera. Consiste principalmente en agua y polisacáridos, además de otros 70 componentes, como la vitamina A, B, C y E, calcio, potasio, magnesio y zinc, varios aminoácidos, enzimas y carbohidratos.

Las principales actividades biológicas atribuidas al gel son: antimicrobiana, antioxidante, antiinflamatoria, ayuda a mejorar el sistema de defensa del cuerpo, cicatrizante, hidratante, entre otras.

 

Resumen

El aloe vera, conocido popularmente como babosa, es una planta originaria del norte de África, y habita en los desiertos y la estepa africanos.

Las principales actividades biológicas atribuidas a su gel son: antimicrobiana, antioxidante, antiinflamatoria, ayuda a mejorar el sistema inmunológico, cicatrizante, hidratante, entre otras.

 

Beneficios de la Babosa de aloe vera

Entre los beneficios asociados con el uso de la babosa podemos mencionar:

Hidratación: al penetrar profundamente en las tres capas de la piel (dermis, epidermis e hipodermis), gracias a la presencia de sustancias presentes en el gel de babosa (ligninas y polisacáridos), restaura el líquido perdido,
tanto de forma natural como por deficiencias de equilibrio o daños externos, reparando los tejidos de dentro hacia fuera en quemaduras (sol y fuego), grietas, cortes, ralladuras, despellejamientos y pérdida de tejidos

Además, los polisacáridos de Aloe Vera contienen hidrógeno y concentrados de Ormus, que aumentan la hidratación y aceleran la curación de los tejidos; también disminuyen el envejecimiento y ayudan a rejuvenecer las articulaciones. Los polisacáridos también pueden estimular la producción de colágeno, que retiene la humedad, lo que da como resultado una piel de aspecto más joven.

El azufre contenido en esta planta se presenta de forma igualmente eficaz para hidratar los tejidos secos y rígidos (con pérdida de colágeno, con arrugas, endurecimiento de los órganos, etc.), restaurando así la irrigación, la elasticidad y la flexibilidad.

Inhibición del dolor: los principios activos del Aloe Vera tienen una notable capacidad de penetrar incluso en los planos más profundos de la piel, inhibiendo y bloqueando las fibras nerviosas que funcionan como receptores del dolor. De esta manera, la babosa tiene propiedades capaces de interrumpir reversiblemente la conducción de los impulsos. Además, reduce el dolor al tener una poderosa acción antiinflamatoria.

Acción antiinflamatoria: El Aloe Vera tiene una acción antiinflamatoria muy potente (similar a la de los antiinflamatorios esteroideos), pero sin sus efectos secundarios, por lo que es útil en problemas como la bursitis, la artritis, las lesiones, los golpes, las picaduras de insectos y otros.

Acción regeneradora: la babosa también ayuda a restablecer el equilibrio fisiológico, con una acción regeneradora, tónica y emoliente, actuando directamente sobre las diferentes capas de la piel. Debido a su acción enzimática, proporciona un gran poder de penetración, nutrición, ideal para el crecimiento y la reproducción de las células, ayudando al cuerpo en el constante proceso de desintoxicación.

A través de esta acción, el proceso de penetración en las células aumenta, contribuyendo a la eliminación de las células muertas. En consecuencia, los poros se mantienen limpios, permitiendo una mayor absorción del oxígeno vital para la regeneración celular.

Las obras recientemente publicadas presentan el extracto de Aloe Vera 5:1 como potenciador de la absorción de la vitamina C por la piel, mejorando así su biodisponibilidad y concentración en las capas más profundas, con mejores resultados terapéuticos.

El aloe vera estimula la circulación sanguínea, aumentando el tono de la piel. Los nutrientes contribuyen a mantener la elasticidad de los músculos, produciendo flexibilidad, tonificación, hidratación y protección de la piel. Su acción astringente hace que la piel sea firme, mantiene la humedad natural, el pH equilibrado y una mejor tonicidad.

Energético y nutritivo: una de las propiedades más importantes del Aloe Vera tiene que ver con los 19 aminoácidos esenciales presentes en su composición, necesarios para la formación y estructuración de las proteínas que se basan en las células y los tejidos, y también con los minerales como el calcio, el fósforo, el cobre, el hierro, el manganeso, el magnesio, el potasio y el sodio, todos ellos elementos indispensables para el metabolismo y la actividad celular.

 

Resumen

Entre los beneficios de la baba podemos citar:

  • Hidratación;
  • Inhibición del dolor;
  • Acción antiinflamatoria;
  • Acción regeneradora;
  • Energía y propiedades nutritivas.

Como usar el aloe vera

La forma más común de consumir baba es en forma de jugo, pero también se utiliza ampliamente en cremas para la piel, champús y máscaras para hidratar, lo que tiene varios beneficios para la piel y el cabello.

También es posible encontrar diferentes concentraciones de extractos de Aloe Vera para uso externo.

Dosis de los extractos y cómo usarlos
:- Extracto seco 5:1: uso tópico, del 3 al 10% en cremas, geles y lociones.
– Extracto seco 200:1: uso tópico, de 0,5 a 3% en cremas, geles y lociones.
– Extracto glicólico: uso tópico, del 2 al 6% en cremas, geles y lociones.

 

Resumen

La forma más común de consumir baba es en forma de jugo, pero también se utiliza ampliamente en cremas para la piel, champús y máscaras para hidratar, lo que tiene varios beneficios para la piel y el cabello.

 

Precauciones y contraindicaciones del aloe vera

En primer lugar, es importante aclarar que antes de iniciar el uso de cualquier planta que tenga algún principio activo en nuestro organismo es imprescindible que se consulte a un médico o farmacéutico, que serán los profesionales competentes para aclarar la función y la necesidad real de su uso.

En cuanto a las precauciones y contraindicaciones para el uso del Aloe Vera, a continuación enumeramos algunas de las principales:

  • Las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben evitar el jugo de Aloe o el látex, ya que algunos de sus componentes pueden pasar a la leche materna y provocar complicaciones;
  • También es importante destacar el poder laxante del Aloe Vera, por lo que las personas que están siguiendo un tratamiento médico, para facilitar el tránsito intestinal deben prestar especial atención, ya que cualquier persona debe evitar tomar el zumo en exceso, ya que la diarrea puede provocar la pérdida de minerales como el potasio, lo que puede incluso llevar a la deshidratación;
  • El jugo de aloe – o cualquiera de sus derivados – no debe administrarse por vía oral a niños menores de 12 años. De lo contrario, puede ocurrir como efectos secundarios la intoxicación con dolor de estómago, diarrea, etc;
  • Los diabéticos deben tener cuidado con el uso de la babosa o el aloe vera, ya que su consumo reduce los niveles de glucosa en la sangre y puede causar hipoglucemia. Los que toman medicamentos para regular su azúcar en la sangre corren el mayor riesgo de interferir con el medicamento;
  • La combinación del Aloe Vera internamente con medicamentos anticoagulantes o para otras enfermedades del sistema circulatorio y cardiovascular puede ser muy peligrosa, ya que el babeo fluidifica la sangre y puede causar hemorragias. Por la misma razón, las personas que utilizan otros remedios naturales para evitar la coagulación de la sangre no deben combinarlo con el Aloe;
  • También se ha demostrado que el látex de la babosa y otros derivados de esta planta pueden causar irritación en el intestino, por lo que está contraindicado para personas con problemas como colon irritable, colitis, obstrucción intestinal, enfermedad de Crohn, etc.

 

Resumen

Antes de comenzar cualquier tratamiento, consulte a su médico

Entre las precauciones y contraindicaciones para el uso de la babosa, tenemos que:

  • Las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben evitar el consumo de baba;
  • Es importante destacar su poder laxante, que cuando se consume en grandes cantidades puede provocar diarrea grave;
  • El jugo de aloe no debe administrarse por vía oral a niños menores de 12 años;
  • Los diabéticos deben tener cuidado al usar babosa o Aloe Vera, así como las personas en tratamiento con medicamentos anticoagulantes y las personas con enfermedades intestinales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *