La natación se considera un deporte completo para trabajar bien con grandes grupos musculares y para mejorar el acondicionamiento físico y la coordinación motora. Ya sea para un deportista profesional que quiere mejorar su rendimiento o para un deportista aficionado que quiere nadar sin riesgos, es interesante incluir pilates como complemento al entrenamiento. El método tiene una serie de principios que son de gran importancia para cualquier persona, especialmente para los deportistas, incluidos los nadadores. Aquí están los diez primeros:

+ Pilates para ciclistas: cuatro beneficios del deporte
+ 5 beneficios de pilates para corredores de montaña o trail

Pilates es un buen entrenamiento complementario para nadadores – Foto: Istock Getty Images

  1. Respiración: La respiración correcta es fundamental para que el nadador pueda medir su gasto energético, especialmente en lo que respecta al trabajo cardiopulmonar, y poder nadar más tiempo sin perder el aliento.
  2. Concentración: no ayuda al nadador a prepararse físicamente y a no aparecer mentalmente. Necesita estar concentrado en todo lo que le rodea para mantener el enfoque en el carril.
  3. Alineación postural: La postura adecuada es necesaria para que el atleta realice cada movimiento correctamente y nade siempre en línea recta.
  4. Relajación: Evitar tensiones o contracciones excesivas provoca que el nadador disminuya su gasto energético durante el entrenamiento o competición y pueda concentrarse mejor.
  5. Controlar: Ser consciente de los movimientos y posicionamientos de su propio cuerpo permite al nadador evitar compensaciones innecesarias, además de incrementar la eficiencia de cada brazada o patada.
  6. Fluidez: Realizar los movimientos de manera armoniosa permitirá al atleta mantener mejor su ritmo de nado.
  7. Precisión: es la comunicación perfecta entre cuerpo y mente, trabajando en estrecha colaboración con el control.
  8. Coordinación: Armonizar los movimientos corporales con la destreza permite al nadador tener la capacidad de moverse más rápidamente, además de poder realizar más movimientos simultáneos o combinados.
  9. Aislamiento estructural: en la natación, el atleta debe poder mover algunas partes del cuerpo sin mover otras para no tener un gasto energético desperdiciado.
  10. Centralización (Power House o Core): tener el centro del cuerpo activado y estabilizado es necesario para mantenerse en equilibrio y con el cuerpo más cerca de la profundidad del agua, lo que reduce la resistencia y aumenta la eficiencia del nado con menor gasto energético. Además, cada brazada gana potencia si comienza desde el centro del cuerpo y no solo la fuerza de los brazos o piernas.

Siguiendo estos principios, pilates puede trabajar sobre varios fundamentos:

  • Fuerza, haciendo que los golpes sean más poderosos;
  • Flexibilidad, brindando un mejor rango de movimiento, alineación y función mejorada, evitando así lesiones por movimientos repetitivos;
  • equilibrar;
  • Estabilidad.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de Globoesporte.com / EuAtleta.com.



Source link