Pilates fue desarrollado por Joseph Pilates inspirado en movimientos de danza (ballet), circo, gimnasia olímpica, yoga e incluso artes marciales, y el propio creador se convirtió en boxeador profesional. El método tiene una serie de principios que son de gran importancia para cualquier persona, especialmente para los deportistas, incluidos los luchadores. Vea diez de ellos:

+ Qué es el muay thai: historia de la lucha y beneficios del entrenamiento de boxeo tailandés
+ Cómo elegir guantes de boxeo o muay thai: protege tus dedos y muñecas y súbete al ring

Pilates es un método que puede complementar significativamente la rutina de entrenamiento de un luchador – Foto: Istock Getty Images

  1. Respiración: La respiración correcta es fundamental para que el luchador sea capaz de dosificar su gasto energético, sobre todo en lo que respecta al trabajo cardiopulmonar, y poder aguantar en el combate sin perder su “gas”.
  2. Concentración: no ayuda al luchador a prepararse físicamente para una pelea y a no aparecer mentalmente. Necesita estar concentrado en todo lo que lo rodea para no terminar en la lona.
  3. Alineación postural: La postura adecuada es necesaria para que el atleta se coloque correctamente en el ring, jaula o colchoneta, ya que cada estilo de lucha tiene una postura ideal de ataque y defensa.
  4. Relajación: Evitar tensiones o contracciones excesivas hace que el luchador disminuya su gasto de energía durante el entrenamiento o la lucha y sea capaz de concentrarse mejor.
  5. Controlar: ser consciente de los movimientos y la posición de su propio cuerpo permite al luchador evitar compensaciones innecesarias, realizar golpes más contundentes y esquivar los golpes del oponente con mayor habilidad.
  6. Fluidez: realizar los movimientos de manera armónica, rítmica con la respiración, puede ayudar tanto en el ataque -ya que gritar o exhalar con fuerza durante el golpe aumenta su potencia- como en la defensa, cuando sabemos que un golpe en el abdomen, por ejemplo, se absorbe mejor durante el exhalación que inhalación.
  7. Precisión: es la comunicación perfecta entre cuerpo y mente, trabajando en estrecha colaboración con el control. Una buena precisión evita que tus golpes pasen al vacío y hace que tu defensa sea más precisa.
  8. Coordinación: Armonizar los movimientos corporales con la destreza permite al luchador tener la capacidad de moverse con mayor rapidez, además de poder realizar más movimientos simultáneos o combinados para atacar y defenderse.
  9. Aislamiento estructural: durante determinados momentos de la pelea, el deportista necesita poder mover algunas partes del cuerpo sin mover otras para no perder una posición en el suelo, por ejemplo.
  10. Centralización (Power House o CORE): tener el centro del cuerpo activado y estabilizado es necesario para mantenerse equilibrado. Además, cada golpe gana fuerza si parte del centro del cuerpo y no solo la fuerza de los brazos o piernas.

Siguiendo estos principios, pilates puede trabajar sobre varios fundamentos:

  • Fuerza, haciendo los golpes más poderosos;
  • Flexibilidad, permitiendo que el atleta tenga más estiramientos y pueda resistir más tiempo antes de golpear durante una sumisión, teniendo más posibilidades de “raspar”;
  • Agilidad, dando al luchador mayor velocidad;
  • Equilibrio y estabilidad, disminuyendo la posibilidad de que el oponente lo derribe.

Así, se puede concluir que el pilates es un método que puede complementar significativamente la rutina de entrenamiento de un luchador, ya sea amateur o profesional.

* La información y opiniones emitidas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor, y no necesariamente corresponden al punto de vista de ge / EuAtleta.com.



Source link